sábado, 6 de octubre de 2007

CeRRanDo CírCuLoS...AbriEnDo PuerTaS..

Situaciones de estas días, algunas vivencias personales, cosas que algunos me compartieron esta semana, y finalmente una entrada de hoy del blog Amigos de TM (ver recomendados, no se lo pierdan) me hicieron pensar en esto de las relaciones que construyen y las que no, las relaciones que nos espejan lo mejor de nosotros y las que hacen aflorar lo peor que tenemos dentro; los vínculos que sin apegos especiales ni dependencias exageradas nos regalan el poder crecer y valorarnos con todo lo que somos. Las verdaderas relaciones gratuitas. Parece fácil, pero no lo es. No resulta muy fácil tener un corazón abierto y desprendido, que no ahogue ni asfixie, que no dependa del otro ni pierda libertad. No es fácil. Pero es un lindo camino hacer el intento, y descubrir en el verdadero amor la clave para todas las relaciones que construímos.
En todo esto, me vino a la cabeza este escrito de Coelho, que hace un tiempo un gran amigo me hizo llegar para darme luz en una situación especial. Se los comparto, quizás les viene bien.


CERRANDO CÍRCULOS (P.COELHO)

Es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer más allá del tiempo necesario, perderás la alegría y el sentido de todo lo demás.
Cerrando círculos, cerrando puertas o cerrando capítulos.Como quieras llamarlo.Lo importante es poder cerrarlos.Lo importante es poder dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.¿Terminó tu trabajo?¿Se acabó la relación?¿Ya no vives más en esa casa?¿Debes irte de viaje?¿La amistad se acabó?

Puedes pasar mucho tiempo de tu presente “revolcándote” en los porqués, en regresar la cinta y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.El desgaste va a ser infinito porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos destinados a ir cerrando capítulos.A pasar la hoja.A terminar con etapas o con momentos de la vida y seguir adelante.No podemos estar en el presente añorando el pasado.Ni siquiera preguntándonos por qué.Lo que pasó, pasó.Y hay que soltarlo, hay que desprenderse.No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros.No.¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!Por eso a veces es tan importante destruir recuerdos, dar presentes, cambiar de casa.Romper papeles, tirar documentos, vender o regalar libros.Los cambios externos pueden simbolizar procesos internos de superación.Dejar ir, soltar, desprenderse.En la vida nadie juega con cartas marcadas y hay que aprender a perder y a ganar.Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente.El pasado ya pasó.No esperes a que te devuelvan, no esperes a que te reconozcan, no esperes a que ”alguna vez se den cuenta de quién soy yo”.Suelta el resentimiento; al prender tu “televisor” personal para ver y volver a ver el asunto, lo único que consigues es dañarte mentalmente, envenenarte, amargarte.La vida camina hacia adelante, nunca hacia atrás.Porque si andas por la vida dejando puertas abiertas, “por si acaso”, nunca podrás desprenderte ni vivir el hoy con satisfacción.Noviazgos o amistades que no terminan, posibilidades de “regresar” (¿a qué?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que te invadieron.Si puedes enfrentarlos ya y ahora… ¡Hazlo! Si no, déjalos ir, cierra capítulos. Di para ti mismo que no, que no volverá.Pero no por orgullo ni por soberbia, sino porque tú ya no encajas allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio… Ya no eres el mismo que se fue, hace dos días, hace tres meses, hace un año, por lo tanto, no hay nada a que volver.Cierra la puerta, pasa la hoja, cierra el círculo.Ni tú serás el mismo ni el entorno al que regreses será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.Es salud mental, amor por ti mismo, desprenderte de lo que ya no está en tu vida.Recuerda que nada ni nadie es indispensable.Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque cuando viniste a este mundo, llegaste sin ese accesorio, por lo tanto, se ha vuelto una costumbre vivir pegado a él y, es un trabajo personal aprender a vivir sin ese accesorio humano o físico que hoy te duele dejar ir.Es un proceso de aprender a desprenderse y humanamente se puede lograr porque, repito, nada ni nadie nos es indispensable. Se trata de costumbre, apego, necesidad.Pero… cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacude, suelta.Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir hacia adelante con tranquilidad.
¡Esa es la vida!

4 comentarios:

Manuel. dijo...

Excelente texto, y me ayuda a leer viejas experiencias en las que tuve que improvisar para encontrar una salida. Es difícil aprender a ser libre de verdad.
Gracias, amiga, por recomendar mi blog.

shedermckay dijo...

muy buen texto, me hacia falta leer algo así, digo acabo de terminar una relacion de casi 4 años y me esta costando desprenderme de esta persona, pero leyendo esto creo que no me queda más que seguir adelante.......y cerrar ese capitulo de mi vida aunque la puerta sea demasiado grande....

Diego Ovejero dijo...

Hola, Gracias! Leí tu texto, excelente, o por lo menos para mi llego en el momento justo, el momento perfecto, justo lo necesitaba.
Gracias,
Saludos.

Analía dijo...

Diego, gracias a vos. Resulta que tu "comentario" me hizo volver a leer esta entrada que dejé ya hace tanto tiempo, y que hoy la puedo ver desde una mirada distinta; evocando cosas de aquellas que era necesario y vital cerrar. Recordar ahora, y ver que ha sido posible cerrar...y abrir a cosas nuevas...es muy lindo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...