miércoles, 1 de marzo de 2017

Sorpresa.

Alguien te aporta la palabra sorpresa en el marco de una conversación chiquita, sencilla; y como si hubiera tocado alguna campana corazón adentro, salís a abrir sabiendo que hay mensaje para vos.
Ahí estás, parado en el umbral de la rutina, casi rendido, aburrido, cansado, con la mirada perdida. 
En alguna parte del camino cualquier entusiasmo, todo, se fue desvaneciendo hasta hacerse casi imperceptible. 
Pero "sorpresa", como una brisa con el mismo tenor de imperceptibilidad, enciende tu atención. Y como un niño que intuye más (por mera intuición o por coraje de deseo) te asomás por fuera del agobio, de todos los no que quisieras revertir, de lo todo igual de cada día que se vuelve cada vez más aplastante; y decís con inocencia e incipiente alegría -¿A ver?
Y no importa si ya puede verse aquello o no, si aparece inmediatamente algún sentido nuevo; sino que todo en vos desde adentro de los ojos y el alma intenta movimiento y se predispone distinto, se anima a la sorpresa, se despierta a la posibilidad.

Hay palabras-llave que accionan milagros, pequeños, casi nada y tanto.

La vida te da sorpresas, se dice por ahí.

Para abrirse a la sorpresa hay que atreverse al umbral
Foto: Nahuel Mapi Abajo


jueves, 23 de febrero de 2017

Desvelos

desvelar
  1. 1.
    Quitar [algo] el sueño a alguien.

    "tantas emociones lo desvelaron; el café la desvela"
    sinónimos:despabilar
  2. 2.
    Descubrir o manifestar [algo] lo que estaba oculto.

    "nos desveló cuál era el secreto de su éxito"
    sinónimos:revelar

Parece que te roban el sueño, que te lo quitan. Alguien intenta con cobardías y excusas, con embustes y silencios matarte el sueño. Sueño de "descanso", de estar tranquilo, de cierto reposo; y sueño de anhelo, de deseo, de ilusión. Intenta digo, porque no es posible que alguien pueda venir desde fuera a arrebatarte lo que está como tesoro guardado en el corazón: tu capacidad y posibilidad de alegría y de paz.

Y parece también, que se te abren los ojos, que se te ilumina alguna verdad oculta, que ciertas cosas se delinean distinto, que ahora todo lo ves tal cual es: sin máscaras, sin engaño, sin efectos ilusorios (que no es lo mismo, creo, que la belleza de la ilusión que te habilita el deseo)

Entonces el DESVELO se vuelve oportunidad de vivir EN verdad. 
No te engañes: llorar ahora te ayuda a depurar alguna desilusión y además limpiarse la mirada es necesario. El mundo sigue. La sorpresa está esperando por tus pasos. No te asustes, no te inquietes, no llores de más. Nadie más que vos puede ser dueño de tu alegría. Poco o nada importa el desamor que experimentes, la indiferencia que te regalen, la falta de franqueza de los otros. Solo en vos se juega tu capacidad de dar amor, de amar con todo el corazón sin guardarse nada. No hay manera de salir perdiendo. Te lo prometo. Lo que das...te lo das, y desvelarse está muy bien cuando lo que se quiere es VIVIR despierto.


(Nahuel Mapi Arriba - Luna llena - Desvelos para la Vida)


domingo, 19 de febrero de 2017

en estado de confianza..

Abismos impensados. Grietas invisibles que se abren en medio del camino. Y otra vez, oscuro. No control. Solo dejarse caer y esperar. La salida es para abajo, recuerdo, de algo que una vez leí. No se trata de reflotar sino de dejarse caer. Cierro los ojos mientras la caída libre (¿libre? me pregunto mientras tanto y sonrío por primera vez en algún tiempo sin forzar la mueca) Ese ir para abajo desorbitadamente, desarmado, sin ninguna clase de movimiento grácil, torpemente, rústicamente para abajo, lo coloca a uno en ESE momento preciso y no en otro. No hay tiempo para pensar, para evaluar, para las nostalgias. No es momento de intentar cambios de rumbo, no hay volantazo posible, el abismo nos arrebata toda clase de voluntad propia. Es momento de entrega, de manos abiertas y vacías, de no resistencia, de caer con peso "muerto" (aunque sea con todo el de nuestro vivir), de abandonar todos los intentos, de confiar justo ahora cuando pareciera que no se quiere ni se puede ni se sabe ya como confiar. Parece burla y sin embargo es lo más noble y auténtico de la confianza: es en la plena incertidumbre donde esta se vuelve cierta, sino no sería tal.
Cierro los ojos, y mientras me dejo caer, una plegaria honda se hace luz, deseo, anhelo, palabra, regreso: Que al abrir los ojos me encuentre con los Tuyos.



viernes, 27 de enero de 2017

LEER..


-¿Me leés? -dijiste- Apuré un sí y fui a lo más fácil, te leí el cuento.

-¿Me sacás una foto? -fue tu frase siguiente- Y claro, como no.


Vuelvo a las fotos. Las miro y un contundente sopapo al corazón me sacude, me despierta y me deja tambaleando. Pienso en la genialidad del que hizo este libro así, con ventana; y en la tuya que supiste asomarte a ella. Y pienso también en mi tonta y natural manera de mirar sin ver. Y en mi tonta y callada manera de no saber pedir que me lean también a mí, los ojos, los gestos, lo que no puedo o no sé decir.



Capítulo aparte es todo lo que puedo leerte en los ojos ahora. Gracias por tu lección. esta semana viene tan llena de gestos chiquitos que se vuelven inmensos para mí. Miguitas de TERNURA ♥.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...