martes, 13 de noviembre de 2007

ComParTo...


Porque tuve el regalo inmenso de poder estar presente en la ceremonia de beatificación de Ceferino Namuncurá; es que siento necesidad y casi obligación de compartirles algo de lo vivido este domingo allí, en Chimpay (Río Negro).

Todo fue vivido a lo grande:
Los kilómetros……………muchos
La cantidad de personas……………..100 desde casa; allá: miles.
La emoción……………………infinita.
El regalo…………….inmenso.
Las sorpresas…………….muchas.
La vivencia………….intensa.

Hay cosas que difícilmente se puedan explicar, pero hago el intento, porque como te decía más arriba, siento casi la obligación de compartir lo que se me ha dado como regalo en estos días.
Nos fuimos preparando unos días antes, no solo para lo concreto del viaje en sí, sino también preparando desde dentro el corazón sabiendo y sintiendo que íbamos a participar en algo “histórico” como Iglesia y como parte de nuestro corazón salesiano.
Pero en los últimos días de preparación, mientras leíamos más y más sobre Ceferino, y nos adentrábamos en detalles de su vida, empezamos a sentir que esto más allá de lo “espectacular o histórico” era sin duda un signo fuerte de la Presencia de Dios entre nosotros, y que este acontecimiento tendría algo que decirnos en particular a cada uno.
Esas eran las expectativas, lo previo.
Y se vieron superadas ampliamente.
En lo personal me sentí feliz de haber podido estar ahí. Fue sin duda un regalo especialísimo. En medio de algunas vivencias de iglesia que a veces nos sacuden, nos desaniman, nos apenan; sentirse parte de esta Iglesia VIVA, ESPERANZADA, CREYENTE, y de TODOS, fue una dosis muy intensa de ánimo y de ganas de “ir por más” (permiso Horacio por la frase-invitación).
La emoción, en cada gesto, en cada canto, y en el solo hecho de estar ahí. La bendición de los mapuches (pueblo del que Ceferino fue parte) para los obispos; los cantos de ellos, las ofrendas. La alegría de todos los que estábamos. Las presencias. El sentirse “especialmente invitado” a estar ahí, sabiendo que muchos otros quisieron viajar y estar… y no pudieron. El poder rezar con todo el corazón, con toda la fuerza, por aquellos que lo necesitan especialmente en este tiempo (Pablo, Carlitos, Vani, Juan…).El poder saludar, sí, saludar y dar la mano aunque sea por dos segundos a Don Pascual Chávez, el Rector Mayor de los salesianos…el sucesor de DON BOSCO!! (Pensar que días antes ya me sentía contenta de saber que lo íbamos a conocer personalmente aunque fuera de lejos)… ¿Cholula? Quizás un poco, pero yo sentí que Don Bosco pasó por ahí, y que sigo creyendo en ese Dios que ama de manera especial a los jóvenes, no como “futuro” sino como PRESENTE.

Por último, sentir muy fuertemente la Presencia de Dios en medio nuestro; como en el canto de las ofrendas:

"Y te reconocemos, nuestro júbilo es este: Vos siempre estás".

Con estas sensaciones me quiero quedar y me gustaría contagiarte. Para que cuando nos invada la desazón, el desánimo, la desesperanza, volvamos a pasar por el corazón todo esto; y podamos reconocer otra vez, que en lo de todos los días, en lo que nos toca vivir en lo cotidiano…Él está, siempre está, invitándonos a seguirlo y a hacer que nuestra vida valga la pena ser vivida, con ideales altos, desde lo concreto de cada día. Como Ceferino.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas Gente Linda, al igual que muchos hermanos, peregrine el pasado 11/Nov. al Valle medio de Rio negro, mi amada provincia, a la localidad de CHIMPAY, a participar y emocionarme junto a algo tan lindo, bello, solemne como fue la Beatificacion de Nuestro Hermano CEFERINO NAMUNCURA.
soy de la patagonia Norte, de corazon salesiano, tambien corren vestigios de Sangre pura Mapuche dentro mio, pues mi ascendencia es bien patagonica, y al igual que muchos, enamorado de la Vida de Don Bosco, queriendo en el dia a dia hacer realidad el Sueño de DOn Bosco, SEAMOS PROTAGONISTAS DE ESE SUEÑO¡¡¡, al igual que Ceferino, fiel ejemplo del mismo¡¡
El dia domingo, el de la Beatificacion, muchos recuerdos me volvieron al Corazon, mis dias en el Oratorio, en el MJS, en los encuentros, tantos amigos conocidos en el camino, tantas imagenes, y sobre todo, tanto catolico suelto con ganas de aun, y a pesar de todo, de seguir apostando por un futuro mas justo¡

Vi muchas caras amigas del resto de la patagonia, salesianos e hijas de Maria Auxiliadora que conoci cuando era mas chico, en encuentros y cursos, cuadno aun era parte activa del Movimiento Juvenil Salesiano, y llore, y rei, y me senti inundado de Amor, pero esta vez, agradecido por mi Vida, ya que por decirlo de alguna manera, y luego de un accidente donde perdi a mi novia, puedo darle gracias a Dios por esta nueva oportunidad, para seguir apostando por un futuro mejor para todos, de amor, igualdad social, en estos tiempos politicos, donde sentimos que el poder pàso de una mano a otra, es cuando creo qeu todos tenemos que seguir en la lucha, de la Mano de Don Bosco y la Auxiliadora, en ella, todo es mas llevadero, posible y factible.
Buscando identificarnos con tanto santo suelto por ahi, como Don Zatti, Laurita, y hoy nuestro hermano Ceferino, solo queda decidir como y de que manera acompañar estos tiempos de cambio, pues al igual que Don Bosco, debemnos apostar fuerte por los niños y los Jovenes, no por que sean el Futuro, si no por que son nuestro presente, como los eduquemos en el Amor, conciencia Social y equidad, tendremos si un futuro mejor.
Nuestro Rector mayor, que estuvo en Chimpay, nos lo dijo, la apuesta se mantiene, hay que prenderse, vale la pena.

Los dejo, Un Abrazo en Don Bosco Santo y gozo en Mama Maria, la Auxiladora.
Exitos mis amigos¡¡¡
Luis.

Analía dijo...

gracias LUIS!!! que lindo saberse hermanado en el "sueño de Don Bosco", a pesar de no conocernos. así lo experimenté en Chimpay, me sentí...y muchos nos sentimos así...como en casa, rodeados de hermanos. Y también lloré mucho de emoción, y de felicidad por las mil cosas que pasaron por el corazón ese día. 100% de acuerdo en que la apuesta se mantiene, vale la pena...y vamos por más!
Bienvenido por acá...cuando quieras!
Un abrazo

Manuel. dijo...

Gracias, Amiga, por compartirnos esta hermosa experiencia. Hace días estaba por decirte y no había tenido tiempo para hacerlo. Aunque no hablamos seguimos en comunión.

Analía dijo...

Gracias Manuel! Estamos en comunión, así lo siento. rezo hoy muy especialmente para allá. Bendiciones!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...