domingo, 20 de enero de 2008

"Mientras quede un pedacito de cielo celeste...hay esperanza II..."


Retomo un título de casi principios del Blog. Esta frase de Julio, (sdb - misionero en Pakistán) de hace unos años, cuando yo estaba aún en torno a los 20, y cuando la vida todavía me guardaba grandes tormentas que atravesar.
En aquel tiempo tuvo la fuerza de la palabra amiga que alienta. En este tiempo, lo acompaña además, la certeza de que es una verdad, sanante y liberadora, y que aún en las peores circunstancias se sostiene. Casi como aquello de "la esperanza es lo último que se pierde".
"Mientras quede un pedacito de cielo celeste..." , y ese cielo celeste viene camuflado de mil formas en la vida cotidiana. A veces es la palabra oportuna de los amigos que nos quieren bien, a veces en lo de todos los días se nos regalan ciertas experiencias en donde uno advierte cierto contraste iluminador en medio de las nubes más oscuras, a veces es despertarse del letargo y reconocer dentro algo que se ilumina, volver a descubrir razones para la alegría, volver a desear la vida de gracia. Por sobre todas las cosas, ese pedacito de cielo celeste es ÉL. Que se deja ver en medio de las oscuridades, de los miedos y las sombras, de las limitaciones y las dudas, de las debilidades y caídas, de nuestra desconfianza y nuestro olvido, de lo que nos desarma por dentro.
"...hay ESPERANZA". Es así. Lo sé. Hice experiencia de esto. En plena tormenta sentí ahogarme. Y solo en plena tormenta pude descubrir en todo su esplendor ese "pedacito azul" que me hizo volver a creer y esperar.
A veces, basta contemplar la vida misma para descubrir verdades que iluminan y animan. Quien no ha mirado al cielo en medio de la tormenta, y al descubrir un pedacito despejado en medio del gris, se anima diciendo..."está pasando".
La invitación es entonces: hacer esfuerzo si fuera necesario, para poner nuestra mirada en aquello que nos devuelva la esperanza. No quiere decir esto negar los problemas ni lo que nos cuesta, sino asirnos fuertemente a aquello que nos fortalece y esperar confiados en que el buen tiempo está cerca.
Uno de mis pedacitos de "cielo celeste" en este tiempo es: "Yo estaré SIEMPRE con ustedes hasta el fin del mundo". Ese siempre es también en medio de las tormentas, aún incluso cuando no nos es posible descubrirlo.
La foto que acompaña la entrada de hoy, la mandó Julio desde Pakistán, es una foto de su mirada al cielo...que nos anime desde acá a seguir confiando.
GRACIAS JULIO! rezamos para allá.

5 comentarios:

Lagesio (Liliana) dijo...

Hola, me llamo Liliana, y los encontré… ¿de casualidad? , ciertamente creo que no. Creo que son "mis amigos invisibles" los que provocan las brisas que me acercan o me alejan en este viaje. Lo bueno es que “los encontré” y a partir de hoy pasaré a visitarlos, se podría decir que somos casi vecinos, aunque yo no vivo en Gral. Guido, Guido es mi pueblo heredado y les cuento que hace unos días estoy tratando de encontrar a un sacerdote que estuvo alli, simplemente para que donde él se encuentre sepa que aquellos “demonios” aún lo recuerdan con tanto afecto. Hoy los encuentro a ustedes y me digo ¿Por qué no?, quizá ellos puedan ayudarme en esta búsqueda que no tiene otro propósito que hacerle llegar al padre Miguel Grimaux las palabras de afecto que escribió uno de aquellos “salvajes” hoy hombre, padre de familia, impulsor de la Escuelita de Fútbol Héctor Barragán, que tanto trabaja por y para los chicos de nuestro pueblo. Bueno Leyendo nuestros Blogs podrán saber mejor quienes somos quedan ustedes invitados a La Matera de Guido (http://lamateradeguido.blogspot.com)y La Gallineta el espacio donde guardamos recuerdos(http://lagallineta.blogspot.com)
Por mi parte ya sumo Levantar la Mirada "Esperanza que construye mientras espera" y ¡vaya que lo logra! a nuestra lista de Blogs amigos. Gracias por estar ahí y es un placer haberlos encontrado,sinceramente Liliana

M. Jose dijo...

Pienso que llevas razón, en lo que dices todos los días se nos regalan esas experiencia en donde se advierte una luz, en las cosas más cotidianas. No siempre estamos atentos a ellas. Pero cuando nos damos cuenta es tremendo. Ese ES EL VIVIR DEL DARSE CUENTA.
Un abrazo muy grande y otro a Liliana
Jose

Analía dijo...

Bienvenida Liliana!
Mi entrada al mundo del blog está llena de "casualidades" (¿?)..., yo les llamo Providencia porque creo que lo son. He recibido en las experiencias y en el compartir de otros cosas valiosísimas como remansos en mi propio camino.
Gracias por pasar, y me ha gustado mucho tu blog!
Jose, gracias por tu "eco".
Ese "cuando nos damos cuenta es tremendo" de tus palabras, a mi misma me hizo volver a resonar algunas cosas...Un abrazo. Y gracias por el ida y vuelta!

Jimena dijo...

Hola Ana! Siempre digo lo mismo, me gustan mucho tus reflexiones, tienen mucho de experiencia y de apertura a los demás.
Gracias también por tu compartir en el comentario en mi blog.
Es cierto que a veces uno se nubla en medio de tanta tormenta, pero los que creemos y amamos a Dios, sabemos que la esperanza en él siempre está.
Quizás ya te lo comenté pero en los momentos de más tiniebla en mi vida (imaginate que tengo 22... todavía me queda mucho por andar)siempre los confío a María nuestra Madre, siento que me toma en sus brazos y da paz al corazón.
Besos Ana, nos estamos "escribiendo"!

Recuerdos dijo...

Solo hay que estar atentos a la vida. Vivirla con sentido. Con todos los sentidos.

Saludos,
Mariana

Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...