jueves, 28 de noviembre de 2013

de recuerdos, cambios y tiempos...

  • Lau P. retwuitea esto: "Extraño cuando los cumpleaños duraban 36 fotos"...


Y pienso. Cuando eramos chicos en casa había una sola máquina de fotos, los chicos no teníamos permiso las más de las veces para tomar fotos. Sea por el cuidado con que había que manipular la cámara, sea porque no era demasiado accesible hacerse de una, la cosa es que las fotos eran cosa de grandes, y usadas para momentos especiales-importantes. 
Generalmente el "rollo" era para 24 fotos, ya si era de 36 significaba que el acontecimiento era más que importante! 
Era impensado en aquel tiempo considerar un resultado inmediato. La foto quedaba guardada bastante tiempo dentro de la cámara, siendo misterio; y era una verdadera revelación descubrir en papel, en qué se habían transformado aquellos limitados "click". 
En casa, no había mucho lugar para la foto espontánea. Había que saber aprovechar muy bien, las 24 o 36 oportunidades de eternizar el momento. Era costoso el tema del revelado. A veces los rollos quedaban guardados por un tiempo largo porque no había dinero para hacer las copias, y entonces se volvía una sorpresa cuando al fin nos encontrábamos con la foto: capaz que habían pasado meses hasta entonces, y entonces sí la foto empezaba desde el comienzo a cumplir su misión de hacernos evocar momentos pasados.
No teníamos posibilidad de editar, de borrar detalles, de elegir entre 10 tomas casi iguales en cuál salíamos favorecidos. La foto donde casi todos estamos con los ojos cerrados, no tenía segunda oportunidad, porque para cuando la podíamos ver, seguro ya estábamos en "otro" cumpleaños, otro nacimiento, u otro paseo especial. 
Esas fotos por las que uno llora de risa! Tener la posibilidad de tener TODAS las fotos en papel, las que nos "favorecen" y las que no; recordar juntos, reírnos, intentar repartirnos las fotos familiares y no poder hacerlo porque son de TODOS.

Pienso en hoy. Hasta mis sobrinitas chiquitas sacan fotos ahora. Todos tomamos fotos hasta de lo que parece o es intrascendente. Cámaras o celulares con cámara, prácticamente todos lo tienen encima casi todos los días. 
El resultado es inmediato, no me gusta, borro. Hago otra foto, la edito, le pongo color, más brillo, la acerco, la esfumo, la "perfecciono". No es necesario esperar nada para ver los resultados.
Una foto hoy inmediatamente la puedo "compartir", sí, miles pueden ver mi foto al instante. Pero qué locura pensar que ese compartir es igual o parecido a ese otro compartir de estar todos alrededor de la "caja de fotos", pasándonos de mano en mano una y otra foto, haciendo memoria juntos, tratando de descifrar las fechas, los parentescos, recordarnos juntos aquel día.
De un mismo cumpleaños hay 200 fotos, lo que da cuenta que uno habrá estado prácticamente todo el evento viviéndolo detrás de la cámara, privándose muchas veces de ESTAR ahí, y de poder evocar más adelante. Se da casi todo junto.



Yo también extraño un poco aquellos cumpleaños que duraban 36 fotos...

-aprender a esperar
-disfrutar la espera
-dejarse sorprender
-compartir de verdad
-poder darse el tiempo para hacer memoria
-estar más presente  en cada momento
-diferenciar lo importante de lo común



1 comentario:

lau pardo dijo...

Mirá todo lo que disparó un simple tuit (pongamoslo en argentino, je).
Querés creer que aún tengo por ahi un par de rollos que nunca revele´?? Siempre queda para otra vez, y asi pasan los años.... A lo mejor, por algo es...
Extraño los días en que lo limitado le daba valor a las cosas. Los dias en que "lo inmediato" casi no existía...Aquellos días (hoy impensados para nuestros jóvenes) donde la tele se terminaba a las 0 AM y la música venia en formato vinilo y a 33 rpm....

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...