sábado, 20 de diciembre de 2008

De EsPeRanZas ComPartiDas...

Ya estamos a las puertas de la Navidad.
La "tensión" especial de la espera la he vivido de una manera diferente este año. Quizás sea que el ejercicio de la espera en muchos sentidos este año fue vivido más profundamente; quizás, pienso, ha sido que de cara a mis propias búsquedas, en algunos momentos -con algunas luces de otros- pude como quien camina un gran "adviento", percibir que la propia vida es esto: vivir a la espera de Jesús que está pero viene.
Hoy pensaba compartirte algo mío, pero sobre la marcha hay un cambio de planes.
Con permiso de quien lo escribió (alguien que quiero mucho) dejo hoy un regalo.
Tiene que ver con preparar un pesebre, un lugar para Jesús, sin lujos, sin riquezas visibles, sencillo y escondido.
Tiene que ver con dolores escondidos, como el de María intuyendo algo de la cruz y aún así entregada a la VIDA.
Tiene que ver con José acompañando la espera de algo grande, aún cuando la razón no tuviera todas las respuestas.
Tiene que ver con ESPERA atenta, deseosa, profunda.
Tiene que ver con animarse a la esperanza aún en medio de la noche.
Y con animarse a creer en que la noche, cuando nace Jesús, se llama Noche Buena.

(Gracias amig@ por dejarme compartir acá lo tuyo; tus palabras nacidas de lo profundo, hablan de un corazón abierto a la espera. Testigo como soy de tu esperanza construyendose desde las cenizas, nada mejor que tus palabras para este blog y para este tiempo)




"Este telar parece no tener una historia muy larga.
Antes de hacerlo, ya tenía un destino: ser el sostén del pesebre que iba a estar en casa.
El armado me exigió paciencia, pero tan sólo dos días. Comprar las maderas, hacer el cuadrado que sería el soporte del telar, clavar cada clavo, uno al lado del otro, con mucho cuidado y empezar con el armado en sí.
Primero iban los hilos de la base. Decidí ponerlos todos del color más claro, porque pensé que así se verían mejor los colores que iba a entrecruzar.
Una vez avanzado esto pensé que me hubiese gustado más poner algún otro color en la base, porque mostraría mejor el entrecruce de los hilos; pero ya era tarde, tuve que aceptar mi decisión y continuar con lo que tenía.
El trabajo es sencillo, pero me requería mucha paciencia, un solo hilo mal puesto arruina la trama. Y cuando uno se da cuenta hay que deshacer y volver al lugar del error para reparar. Me pasó varias veces durante el armado y tenía la tentación de ignorar ese hilo mal puesto y seguir, porque me ganaba la ansiedad de terminar. Creía que era solo un hilo insignificante y me molestaba mucho deshacer el trabajo ya hecho, pero me di cuenta que si no volvía sobre esos hilos, al final, se notaban en la trama, era necesario arreglarlos en el momento que correspondía, aunque me costara.
Mi racionalidad y estructura me hicieron comenzar pensando realizar una trama pareja, simétrica. Pero el entramado quería reflejar algo de más de mi, entonces debían aparecer los colores más mezclados, sin tanta lógica, algunos hilos los pase de a dos o tres juntos y formaban un relieve particular apenas perceptible a la vista.
Terminé el tapiz y lo puse en el lugar que tenía destinado.
Anochecía y sobre el manto puse a María, José, una vela encendida y el pesebre, vacío todavía, esperando.
Fue un rato de paz y de encuentro como hacía mucho tiempo no vivía.
Sin palabras, pensamientos, ni oraciones, sólo encuentro.
Y me encontré con Su Presencia. Y el corazón se me estremeció con esa tranquilidad. Me encontré con algo de lo que sentía perdido.
La historia del tapiz parece corta, pero no lo es.
Los hilos de mi vida en algún momento se terminaron de anudar, enredar, entrecruzar de manera tal que me inmovilizan, me angustian, me "entramparon".
Hoy necesito entramarlos de vuelta. Y el trabajo del tapiz me recordó algunas certezas, algunas se pueden entrever más arriba, y algunas las necesito describir:
El marco de madera sostiene todo el trabajo, de otra manera imposible sería armar el tapiz; es el sostén y molde del trabajo, y para manifestarse necesita de los clavos, signos visibles de su presencia. Clavos que sostienen y se hacen presentes en medio de los hilos para ordenarlos y “dejarlos ser”.
Para desentramparme y entramar, entonces, sé que está la presencia de Dios que me sostiene y da forma, aun cuando no me doy cuenta, y muchas veces, se me hace presente en los "clavos"-personas-signos-gestos-momentos que me muestran Su Presencia.
Y el entramado no es sencillo ni perfecto, pero muestra la historia de estos hilos, que se entrecruzan, otros que no se pueden separar y le ponen un relieve al tapiz como cicatrices, hilos que aparecen y desaparecen, otros que de pronto se cortan y exigen empezar de vuelta. Cada hilo tiene su lugar, su momento, su sensación, su historia, sus alegrías y tristezas, su dolor, su razón de ser, y al unirse con los otros hacen lo característico del dibujo.
El tapiz ya está hecho, mi entramado no. Recién estoy queriendo desentramparme. Pero el armado del telar quiere vislumbrarme una certeza: se puede, todo encuentra sentido, exige hacer, pero sobretodo paciencia, confiar, esperar...porque El Sostén siempre está.
Al final cada hilo en el tapiz encuentra su lugar, y esto le permite, como regalo, ser testigo de su Presencia, sentir el regalo de su nacimiento en casa."

ESPERANZA QUE CONSTRUYE MIENTRAS ESPERA

10 comentarios:

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Hermisisima esta entrada, especial para reflexionar en estos dias que nos quedan antes de Navidad.

Gracias por compartirla. Un abrazo, Teresa

Alicia dijo...

Gracias, Ana! Gracias a la que tejió con paciencia. Me dejó la calma del que espera confiado porque se sabe siempre sostenido.
Gracias y todas mis hijas dicen que es el pesebre más tierno que han visto este año!
Un verdadero lujo la crítica!
Te quiero mucho y extendé mi cariño a todos los que llevás en tu corazón.

Vivi dijo...

Que linda historia!! Muchas veces tenemos que volver atras a desenredar nuestros nudos, esas angustias que no nos dejan ser... y que lindo es sentir la presencia de Dios, cuidandonos, guiandonos, sosteniendonos!!!

Espero que pases una muy Feliz Navidad y que Jesus renazca en todos los corazones!!!

Besos

buscandotushuellas dijo...

Tambien comparto contigo mi esperanza, la esperanza del mundo, de los que realmente no se cansan de esperar, PORQUE ES EL TIEMPO!!! EL YA LLEGA.
Analia, no hay océano ni distancia, si no la ponemos nosotros.

Te tengo en mi oración y corazón, te pongo delante del Señor para que el Nazca vivo y tierno en tu vida, en medio de ti y tus hijas.

Un fuerte abrazo,

TeSs

andrea dijo...

Deseo que esta noche de Navidad ilumine tu corazón y te guie por un camino lleno de Amor, Paz y Felicidad!
Que tu reencuentro con Jesús, te ilumine hoy y por todos los días que vienen en este nuevo año.


Feliz Navidad!!

andrea dijo...

Gracias por compartir este camino!
Un Abrazo y Feliz Navidad.

Cecilia dijo...

Feliz Nochebuena! Feliz Navidad!

H.Isaqui dijo...

Felices Navidades, ¿no pudiste poner la música?

En esta dirección puedes subir tu mp3, te la dejo por si te interesa, ahora funciona bien.
http://www.imeem.com

Roberto dijo...

¡Que en estas Fiestas renazca el amor y la luz de la esperanza! ... Y que la esperanza se transforme en maravillosa realidad.
¡Felices Fiestas de NAVIDAD!

Tu Agenda Musical dijo...

Es Navidad!

Para ti y cada uno de tus seres queridos va mi saludo de Navidad hecho canción, haciendo un solo corazón en la ternura e infinito Amor de nuestro Niño Jesús...

Mis deseos de Paz y Amor para esta Navidad se extiendan en el nuevo Año 2009...

Este episodio especial de Navidad son 28 minutos de música, recuerdos y reflexiones ...

¿Qué tal si hechos un corazón le cantamos llenos de alegría al niño Jesús que nace para quedarse con nosotros PARA SIEMPRE?

Con amor.

Luisa Veyan S.
Lo puedes escuchar en: http://levantateysalacaminar.podomatic.com/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...