sábado, 17 de enero de 2009

El EsCulToR de la TerNurA...


Nace un sueño. No sé exactamente donde, si en corazón o cabeza. Quizás todo esté comprometido en él.

Es proyecto, es esbozo, es promesa. Es sin ser aún. Como las cosas que se van gestando suaves, profundas, auténticas, vitales.

Imagino emociones, cálculos de tiempos, esfuerzos, medidas, y carácter . Imagino detalles en la elección de herramientas. Puedo ver con que calma comienza el movimiento y la arcilla se entrega al juego de sus manos. Manos y arcilla, fusionados entonces en mágico equilibrio, van creando señales de amores y alegrías, de esperas y perdones, de miedos y promesas. Parece que el inerte amasijo de arcilla, de pronto cobra vida. Las expresiones rozan lo increíble, no hay mirada de barro que pudiera ser más honda, que pudiera llegar tan dentro al corazón que mira. Hay tiempo invertido, y hay entrega. Hay desafío, hay espera. La pieza ya está lista a ojos inexpertos. Parece terminada. Pero es frágil aún para la misión que le espera. Y entonces continúa. Sobre el modelado de arcilla, varias capas de yeso se empeñan en no dejar rastro alguno de rasgos y detalles. Tosco y grueso, cumpliendo su misión. Y ya sin evidencia de las formas modeladas, el tiempo es clave como tantas veces, para que sea efectivo lo que sigue. El yeso endurecido. Para la pieza de arcilla, es el final. Es necesario su sacrificio en la mira del fin último. El escultor lo sabe. Los sueños modelados, las formas encontradas se irán por un tiempo. El yeso, en la cadena, cobra protagonismo. Su lugar ahora es importante. Ha sido dócil para dejarse formar, y eso lo hace indispensable en el proceso. Momentos antes: tosco y grueso, ahora: delicado y preciso. Toma consistencia y se vuelve capaz de contener, se vuelve molde, se vuelve guía. Pero también está de paso. Aporta lo suyo y se desprende. Con cemento se van llenando los espacios, los huecos en el yeso.
Otra vez la espera. Han valido la pena el esfuerzo, alguna pérdida, los costos, la paciencia; todo puesto al servicio.

Ahora sí contemplo. Lo que encuentro es gesto, rasgo, ademán de TERNURA.
El Escultor, ya saben, su nombre es con Mayúscula.
La herramienta en sus manos: Alejandro Santana (en este caso.)

.


He tenido el regalo inmenso de volver a estar en el Vía Christi, en Junín de los Andes. Ya he compartido fotos por acá alguna vez.

Es bellísimo, como obra artística -objetivamente hablando- pero mucho más bello como lugar en donde Dios mismo se refleja en TERNURA. El Dios de la Navidad, el vulnerable y débil, en este camino se vuelve un derroche de Ternura y de sonrisa.

Como si fuera poco regalo, un plus: conocer y charlar con quien es en esta obra la herramienta principal, el arquitecto Alejandro Santana; poder ver el trabajo en el taller, de las otras personas que trabajan en esto. Conocer el proceso. Esto me dejó pensando. Sabés? La pieza modelada en arcilla se recicla, se desarma, se sacrifica en pos de la obra final. Sirve para hacer el molde y listo.

.
Mientras tanto, pienso: ¿Qué cosas tendría que reciclar, sacrificar, dejar morir en mí, en vista del final de obra/misión?



Un recorte de la escultura "Jesús y los niños".

Continuará...

11 comentarios:

Cecilia dijo...

Hola Analíííaaaa!!!!!

¡Qué pregunta que te hacés!!!! Más o menos me hice una pregunta parecida hace unos días, sobre qué tenía que desprenderme.

Me llevo la pregunta para meditarla y aplicarla.

Un beso enorme y una alegría leerte de nuevo!!!!!

:)

Anónimo dijo...

Me quedo con esto: comprender, aceptar y confiar en esto de los procesos, los tiempos, romperse, volver a tomar forma, aceptar los momentos de ruptura y quiebre de lo que lleva tanto esfuerzo, confiar en que algo mejor saldrá, confiar en la mano y sueños del escultor.
Descubrir a Dios como ternura, mano que sostiene, como un niño que invita a amar y ser amado sin miedos.

Como el artista sabe expresar con sus materiales tantas hondas verdades que invitan al encuentro con El, que lindo sabes expresar (con otro material: las palabras)la experiencia de Dios.

Álex dijo...

Describes el modelar como si pudieras rastrear cada huella y cada intención. Fue hermoso sentirme barro de nuevo al leerte y al alegrarme con ese pequeño milagro que tocó, una vez más, tu vida.

Un abrazo cariñoso,

Álex

ALEX dijo...

MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIR.

Y TUS FOTOS DEL SUR???

Alicia dijo...

¡Qué bueno, Ana! El privilegio de volver...y ahondar más. Te cautivó desde el primer encuentro y ahora te sumergiste más en este "misterio".
Encontré mis tres renglones. Por ahí me muevo y trascurre mi andar por este camino de la vida: "Momentos antes: tosco y grueso, ahora: delicado y preciso. Toma consistencia y se vuelve capaz de contener, se vuelve molde, se vuelve guía. Pero también está de paso. Aporta lo suyo y se desprende."
Prefiero no generalizar y observar y darme la posibilidad de cambiar en cada situación concreta.
Solo por hoy no me quejaré de que son mis vacaciones y todos invitan a sus amigo a casa y mi trabajo de mamá se multiplica. Mejor disfruto, atiendo, agasajo, comparto con ellos y pido con dulzura :un poquito de colaboración con las tareas del hogar.
Gracias Ana!

buscandotushuellas dijo...

Qué bueno que ese lugar tan preciado por tí se convirtiera de nuevo en escenario de grandeza, de amor, de ternura modelada, y pudieras, además, conocer al creador.

Me uno una vez más a tu alegría, a esta experiencia, a la vivencia de amor y cariño en estos dias pasados.

¡NO HAY DISTANCIAS ANALIA!

Un abrazo fuerte,

TEss

H.Isaqui dijo...

Analía gracias por tu visita y comentario, te he puesto unas letritas por Email, espero que te llegen. un abrazo

MARIANO.- dijo...

Es un objetivo -no para vanagloriarse sino como modo de dejar algo- que la vida que vivimos sea como una escultura que refleje aquellos valores que defendimos.
Bellas fotos, hermoso mensaje.

Elena dijo...

UN abrazo enorme! Cómo están tus niñas? Espero que estés más animada, que seguro que ya queda menos xa verles! Gracias por tu precioso blog. Esta entrada me recuerda mucho al frágil barro que somos, lo fácil que nos rompemos y remodelamos verdad?
Un abrazo!

andrea dijo...

Que hermoso Analía!!

Nos deja un bello sentimiento y una maravillosa reflexión!
Sabes, sobre tu pregunta, yo tengo más o menos claro las cosas que debo cambiar,he estado este último tiempo trabajando en esto y a medida que busco más, me reencuentro. y no siempre es fácil cambiarlas, sé que eso toma su tiempo y su esfuerzo y eso es mi lucha en estos momentos y siempre le pido a Dios que me de fuerzas. Por que sé que de esa manaera seré feliz y podré estar más cerca de ÉL. y esto me anima, aunque sea dificil...

Besos y lindo Domingo!

Cecilia dijo...

Volví a leerte. Espero la continuación, Ana.

Te mando un beso y estoy.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...