viernes, 2 de mayo de 2014

La historia de mi vida II...



Ansiosa y apurada como soy,  hacer los ovillos  a  partir de una madeja de lana se me vuelve complicado. Ya sé que si se hace con cuidado y tomando algunas precauciones al comienzo se hace facilísimo, pero, me desoigo a mí misma recordando estos pasos y me apuro intentando convencerme de que se ve tan fácil esta vez.

Desoír la propia experiencia se me vuelve entonces el peor de los caminos. Una tarea que iba a ser de no más de 5 minutos, me lleva media hora de rezongos, deshaciendo nudos y embrollos.


Paso la prueba. Ahora miro mis ovillos listos para ser tejidos, y me prometo a mí misma no volver a cometer el mismo error. Quiero ponerme esta vez un voto de confianza, pero ni yo me creo que la próxima vez seré más cuidadosa: mi naturaleza impulsiva y ansiosa conspira contra mis mejores intenciones. Siempre ha sido así.


Todo está dispuesto, viene la mejor parte. Disfrutar del tejido, ver como avanza la obra vuelta a vuelta; recordar a mi amiga tejedora imaginando que me alienta en este tramo; sonreír pensando en la motivación de este trabajo en particular; agradecer que mis manos abriguen desde ahora los sueños de quien viene en camino.
El tiempo pasa en esta parte casi sin que me de cuenta. Como casi siempre que uno está disfrutando de lo que hace, el tiempo "vuela". En mi ventana un pájaro canta, levanto la vista y veo que mientras sueño despierta algunas cosas, hay presencias custodiando de cerca mis sonrisas y mis vuelos.

También esto es la historia de mi vida. Mis embrollos, los nudos que se desprenden de mis malas decisiones, de desoír la voz que viene de adentro.
El tiempo que ayuda a desenmarañar las cosas. La paciencia que a veces recupero. Un aprendizaje que quiero poner en práctica si hay próxima vez. Y entonces el momento de disfrutar cuando al fin el orden llega. Tiempo de hacer, de construir, de ir viendo cómo van quedando las cosas. Recordar a aquellos que desde su experiencia nos animan a más, y a mejor. Revisar las motivaciones, los objetivos, disfrutar del mientras tanto, soñando, proyectando, imaginando. Y descubrir en tanto que uno no está solo ni siquiera cuando todo haga parecer que sí. La vida misma, el hilo de mi historia y de la tuya. En entramado vital de presencias, de momentos, de experiencias, de caminos, se van tejiendo razones de vivir.


6 comentarios:

mariana dijo...

que lindo que lindo verte con la aguja, que lindo pensar en "abrigar " y si aveces el hilo se enreda,pero no sabes que lindo fue desenredar la madeja hoy en casa con un grupo de jovenes,de repente esas madejas q estaban olvidadas en una bolsa se convirtieron en ovillos y ya a esta hora de la noche y con lluvia ya hay dos pares de zapatitos tejidos....pero sabes que no te apures, no apresures,DISFRUTALO,asi de la misma manera que se disfruta de la oracion y con paciencia y no importa que te lleve un día,un mes o un año,al verlo finalizado te va a dar tanta alegria que vas a volver a comenzar...el tejido es un buen amigo junto a una taza de cafe ,para pasar el invierno,para los días grises de otoño,para lindas charlas compartidas...es un buen amigo para escuchar musica y dejar un poco la tv olvidada ,es un buen amigo para mientras tanto hablar con jesus.....me siento cerca...te siento cerca!!!! continua,siempre adelante,con actitud,con esperanza que aunque tenga que tejer y destejer mil veces,esa es la mejor manera de aprender !!!!pero al final vas a ver que te vas a sentir tan feliz que habrá valido la pena ....es un poco como la cuaresma y el final la alegría de la pascua!!!!! un beso enorme !!me encanta el color de la lana!!!!!!

Analía dijo...

Gracias a mi maestra de tejido!!! jeje.

Lo disfruto, si si, pero en dos meses o antes tiene que estar lista y entregada. Una personita que todavía no se ve pero que se hace sentir es la dueña de este intento :)

jackie dijo...

Gracias por ayudarme a entender que a veces en el camino se cometen errores; pero que siempre hay oportunidad de deshacerlos y volverlo a intentar. Preciosa entrada!!!!Fue una bendicion leerte hoy. Buen sabado!!!

Alicia dijo...

"En el entramado vital de presencias, de momentos, de experiencias, de caminos, se van tejiendo razones de vivir".
Descubro tantas RAZONES PARA VIVIR que temo perder la RAZÓN, entonces recurro al Amor. Besos Ana! Lindo, siempre lindo leerte y meterse para adentro en y con tus palabras. Gracias por eso! Gracias por ser una RAZÓN-AMOR más.

Analía dijo...

Jackie gracias! Sobre todo por dejar huella que me hizo llegar a tu blog de visita. Un abrazo. Buen sábado para vos!

Analía dijo...

gracias Alicia!! Me gusta perder LA razón entre muchas razones de VIVIR. Podrías escribir una entrada con eso,,,jeje. Te mando un beso!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...