viernes, 8 de octubre de 2010

Millonarios y mendigos...

Somos ricos en aire, millonarios de aire para respirar; y sin embargo, bastaría que alguien nos privara de la mínima parte que nuestro cuerpo necesita para que estuviéramos en serios problemas.

Millonarios y mendigos a la vez.
Desbordados de tanto y tan necesitados al mismo tiempo.
Una imagen, un contraste claro, para poder contemplar en nuestra pequeñez y en nuestra fragilidad, la grandeza de Aquel que envuelve y sostiene cada parte de nuestro ser y nuestra vida.

Y rezamos así; sabiendo que Tata Dios se regala y derrama  sobre nosotros, en nosotros...y desde ese sentirse tan amado y cuidado y sostenido, uno puede animarse a entrar en esa dinámica de amor, diciendo "necesito", "gracias", "te alabo", "perdón". Mendigando lo que ya se nos ha regalado en abundancia.

Si respiro es porque el aire está ahí para mí desde antes. Si rezo es porque Él mismo está rezando en mí, siempre primero. Pura iniciativa suya, yo solo aceptando la invitación, dejándome envolver en el abrazo, recordando en cada Palabra y en cada palabra, una alianza de amor.


3 comentarios:

Fernando dijo...

Está muy bien expresado, Analía. Lo malo es que a veces nos creemos que Dios nos da las cosas por nuestros méritos, cuando todo es gratis, todo es generosidad suya, si fuera por nuestros méritos no tendríamos ni el aíre al que te refieres.

Analía dijo...

Gracias Fernando por tu comentario. Y es cierto lo que decís, ¡cómo nos cambia la mirada empezar a darnos cuenta de que TODO es tan GRATIS!

Saludos!

Patricia Jáuregui dijo...

"Gratis lo recibísteis, dadlo gratis" (Mt 10,8)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...