jueves, 17 de junio de 2010

...de PRESENCIA y DETALLE (desmedido)


¿Cómo se puede contar sin contar, algo que me resulta absolutamente especial y que podría "mal entenderse" si me voy en detalles?
Me pregunto eso, y me respondo: no habrá que contarlo.
Pero voy a tratar de ponerle palabras a lo otro, a lo que va por dentro de lo que podría ser solo anecdótico.
Algo que te resulta especial, un signo lindísimo de ese algo especial, llegás a compartirlo en diálogo con alguien. Y para propia sorpresa o no tanto, el otro te devuelve en espejo la misma apreciación; en simultánea sorpresa vive aquello casi de la misma manera que vos.

Haber compartido, y haber hecho concientes esos signos; ahora te vuelven la mirada atenta y el corazón expectante a la posibilidad de que se repitan.

Y entonces, pasa. En repetición exagerada y bella, en sorpresa impresionante, en lo inesperado, en lo que podría ser una tremenda “casualidad”...pasa. Y uno busca la mirada casi cómplice del otro, como diciendo “¿vos viste, no?”, tratando de confirmarse para adentro que no es una ilusión, que está pasando.

Y entonces otra vez, al día siguiente. Y uno se sonríe y lo disfruta en silencio.

Y al día siguiente, desbordando en el gesto…

Y al siguiente cuando la evidencia hace creer que esta vez no pasará…¡¡¡PASA!!! Sí, pasa. Cual milagro multiplicándose delante de los propios ojos, pasa.

Y uno ya no solo se sorprende y se sonríe, lo disfruta y agradece, sino que se descubre meneando la cabeza en silenciosas palabras, casi incrédulo, repitiendo “no era posible… no era posible…”

Y ahora la sonrisa se vuelve lágrima-emoción-desborde de un algo que no puede explicarse.




¡Hasta dónde, hasta cuándo, qué más nos hará falta para comprender!



3 comentarios:

Clari dijo...

¿Qué más? Yo pregunto tambien...

Abrazo,,

Patricia Jáuregui dijo...

Te felicito por el hermoso regalo que estás recibiendo! Me parece como una promesa, como una semilla que si se le dan los cuidados que necesita podría germinar en algo...en que? bueno hay que desvelarlo, no?
Tu reflexión me hace recordar: “El hombre ha de saber servirse de la soledad, considerarla como una etapa en el devenir personal, etapa que habrá de conducirlo nuevamente a los otros. No para restaurar las comunicaciones superficiales de antes sino para lograr la comunicación profunda y auténtica de que lo ha hecho capaz la soledad”por Ignace Lepp en "LA COMUNICACIÓN DE LAS EXISTENCIAS" (libro excelente!!!)

Analía dijo...

Patricia, gracias por compartir este eco tuyo, no sabés que "oportuno" tu mensaje.
Ya me voy a investigar ese librito...
Gracias, y un abrazo!


Clari,
las preguntas son buenas,siempre.
Ánimo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...