lunes, 14 de junio de 2010

de la FeliciDaD...

En medio del camino, revisando los pasos, actualizando referencias en mis mapas en blanco, disfrutando del paisaje, reorientando la marcha, recordando el sentido...

En eso voy, cuando dentro una pregunta empieza a hacerse eco, despertandome de la rutina, e invitando una respuesta. Respuesta que no tiene sentido en sí misma, pero que me lleva a un lugar en donde facilmente descubro pistas y señales de cómo seguir hacia adelante, hacia adentro, hacia afuera...hacia...hacia...hacia...

¿Sos feliz? Sondeo en mis propias experiencias de gozo, de felicidad, de paz. Pocas veces como ahora me detengo en esto. Y la pregunta se abre con distintos matices de lo mismo. Hago memoria, tratando de detectar "esos" momentos, tratando de identificar sentimientos, personas, contextos...
Empiezo a hacer lista de dos o tres cosas, cuando me doy cuenta que no. No se trata de hechos sueltos más o menos importantes, no es ahí.
Hay experiencias de Gozo mayúsculo que a uno lo marcan con indeleble, y que se vuelven fuentes vitales en donde volver siempre que se quiera a buscar agua fresca. Oasis del camino. Remansos claros y serenos en donde fortalecerse para la marcha que continúa.

Y entonces lo encuentro. ESE lugar para mí, es y será por siempre, la experiencia de sentirme amada en todo lo que soy, así, con lo que tengo y con lo que me falta; con mis dones que son bastantes y con mis fragilidades que hacen un buen contrapeso a los primeros. Sentirme amada, invitada tan especialmente, perdonada, querida así... eso no tiene precio! Desborda porque no se mide por lo que merecemos, es tan desbordantemente gratis, que la alegría que surge de esa experiencia es serena e  inmensa.  La certeza de que los caminos nos esperan ahí delante aunque demos mil vueltas de más (¿?), y uno no va solo en esto.

Ahí se abre el camino que invita y cuestiona, que me hace "salir", que me pide respuesta. Una respuesta que se escribe con la vida misma, una respuesta que nadie más podrá decir por mí, al menos no en mi camino. Una respuesta que debe ser también para otros fuente-oasis-remanso de felicidad. Amor hecho respuesta en lo cotidiano, en las miradas, en los gestos, en las palabras, en la humilde mano que se tiende y no espera respuesta. Amor hecho concretez en la posibilidad de hacer sentir amado-valorado-tenido en cuenta a quien todavía no descubre en su vida esta maravilla.

Soy feliz, aún en medio de las dificultades que a veces no son pocas; con las cosas que todavía me inquietan, con las muchas cosas que quisiera cambiar empezando por mí, soy feliz.

6 comentarios:

Barbara Himmel dijo...

Bello!!! es tal cual...podría agregar una que otra cosa ...pero es así de simple!!! ojalá mas nos dieramos cuenta!!!!

Patricia Jáuregui dijo...

Gracias por compartir tan humilde encuentro contigo misma. Me ha gustado mucho cómo, a partir de un verdadero autoconocimiento, sales al encuentro de los demás y de Dios que es Amor, porque desde allí, con gratitud y alegría, te diriges a tu propia realización!
Me entusiasmas a seguir profundizando en mis propias respuestas!

Vivi dijo...

En este punto hay una frase de Jorge Bucay que siempre me da fuerza:

"La felicidad es la serenidad de saber que estamos recorriendo el camino que hemos elegido".

Y en momentos dificiles se rellena en esos oasis de agua fresca, que uno siempre guarda en el corazon!

Besos

Analía dijo...

Barbara, gracias por tu paso por acá ¡Bienvenida siempre!
Y gracias por los mensajitos que dejás,ya anduve por tu blog y voy a volver para leer con tiempo y calma.
Abrazo!

Analía dijo...

Patricia, me alegra que te anime lo que voy poniendo en palabras; sé que no son gran cosa, pero tambien sé que cuando uno comparte aunque sea lo chiquito y lo sencillo de la experiencia de camino se va encontrando con otros que sueñan parecido, o que van caminando bien cerca. Así que a mí también me anima especialmente cuando los puedo "ver" en huellas de camino (por acá en comentarios..)y puedo llegarme hasta sus propios lugares/blog.
Un abrazo! y seguimos caminando...

Analía dijo...

vivi,
gracias!!
Siempre estás ahí...
Cuántas sorpresas trae el camino, aún en las cosas que elegimos siempre hay algo que nos modifica los planes; y es cierto que lo más importante o lo más lindo es saberse recorriendo el camino; y descubrir que hay otros cerca acompañando.
Un abrazo que atraviese los océanos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...