domingo, 22 de febrero de 2009

Los "ABRIDORES DE PUERTAS"...(del alma)

Ahora que me encuentro con uno, que va abriendo involuntariamente varias puertas al mismo tiempo, los sentidos se agudizan y empiezo a descubrirlos cerca, por todos lados, con llaves en la mano, tan dispuestos, tan “invitadores” a dejarme paso, que no puedo evitar ENTRAR.

Los abridores de puerta no suelen reconocerse fácilmente. Uno debe toparse con uno abiertamente, cara a cara (aún cuando es posible nunca haberse visto en la vida).

Los abridores de puerta ejercen su valioso oficio las más de las veces sin saberlo. Es posible que alguno lo intentara a conciencia, pero aún así, no garantiza resultados. Los más infalibles son los que no se saben “abridores de puertas”. Los que presumen de serlo, suelen ser, los que cargan con los cerrojos más impenetrables.

Los abridores de puertas pueden tomar formas, a veces tienen NOMBRE. Camuflados para salvar al más “encerrado”, para tomarlo por sorpresa y sin defensas; se disfrazan de poeta, de amigo, de cantora, de tantas cosas. Cuando uno los descubre, ya es tarde, ya han abierto. A uno solo le resta entrar, dar paso al frente. (Cambio “tarde” por “oportuno”. Oportuno define siempre a los “abridores de puertas”. Está en su naturaleza)

Los abridores de puertas se esconden en canciones, en poemas, en un atardecer frente a la playa. A veces un amigo cercano que acompaña, otras un “desconocido/conocido” que ilumina con palabras de su historia, o de su arte, o de su propia mirada del mar…que siempre ES el mar. A veces un mail de esos luminosos y clarificadores, otras una palabra leída en una esquina. Un encuentro sorpresa, algún recuerdo, una charla profunda que cruza los océanos. Una foto, un aroma, una caricia, una imagen plasmada en las palabras. Una soledad serena, un dolor que desarma, alguna bronca.


Me crucé uno en estos días.
La puerta que abrió ahora es para adentro, yo me doy la bienvenida, sonriendo; y le agradezco -así anónimamente- la gentileza de un poema breve y hondo que invita a SER lo que se ES sin más encierros.

18 comentarios:

Cecilia dijo...

Aplausos a los abridoressssssssss!!!!!


:) :DD

Besos enormes!!!!!

(que hermoso lo que escribiste!!!)

Analía dijo...

También aplaudo y celebro. Y vos, venís con tus llaves también, muchas veces...abriendo.
Así que , gracias!
Buen domingo.

Nora dijo...

Querida Analìa, un gusto pasar por aquì a reconocer estas palabras que muchos seguramente podrìamos hacer escrito, quièn no se ha topado con uno alguna vez??
Para mì tambièn son como mojones del camino infinito: cuando uno cree que està perdido aparece alguien o algo como de casualidad pero con tantas señales de certeza que te reencuentras con el alma.
Has motivado a que ponga una anècdota del vida en Dios Laico, ya la veràs...
Gracias por despertarme el recuerdo!!
Nora

Analía dijo...

Rodeada como vengo de estas "casualidades" que desbordan el corazón, entiendo de qué hablás. Y me alegra que compartas tu propia impresión ahora y lo que vendrá en "Dios laico" que veré luego, seguro.
Gracias a vos, por compartir-te!
Un abrazo!

Máximo Ballester dijo...

Para ver-sentir-apreciar- las puertas que abren lo abridores de puertas se necesita tener previamente abiertas las puertas del alma, tener esa maravillosa sensibilidad que vos tenés sin duda.
Me encantó lo que escribiste!
Ese abridor de puertas debe estar muy agradecido por esto, seguro que si.
Un beso grande.

Analía dijo...

je! Gracias! me alegra que te guste lo que escribí. Te diría "exagerado" si no fuera que estoy haciendo un curso acelerado para aceptar halagos.
El abridor de puertas seguro agradecido, y yo muuuucho más!
Un beso para vos.

Alter ego dijo...

Hola Analía,por supuesto que sí.En la Biblia se dice que Jesús,tras su resurrección,"entro en el cielo mismo,para comparecer delante de la persona de Dios a favor de nosotros"
Un buen post.Mis saludos cordiales.

Vivi dijo...

Que lindas palabras y tan ciertas... nos vivimos topando con abridores de puertas... esas que nos dejan pensando, reflexionando, o nos dan una inmensa alegría, nos despiertan gratos recuerdos.

Y también siento muy seguido esas "casualidades", imágenes que vienen a mi de alguna forma impredecible a decirme algo...

Extrañas las maneras que tiene Dios de hablarnos, de despertarnos no??

Besos

Clari dijo...

Desde que leí lo que escribiste que me quedó en el corazón latiendo fuerte. Pensé en muchos "abridores de puertas" que han pasado por mi vida. Los ofrecí a Dios. Me gustó recordarlos. Y me sirvió para pensar. ¡Gracias Ana!

Analía dijo...

Martín, gracias por tu huella!
Un abrazo.

Vivi, gracias por tu huella; me devolviste con tus palabras algo para volver a mirar esto que decís de las maneras que Dios tiene para despertarnos. La verdad que en ese sentido, vengo de sorpresa en sorpresa,lindas en este tiempo.

Clari,Ahora mismo voy pensando una vez más en los "abridores de puertas" que se cruzaron en mi camino, también en alguno que me dio un portazo en la cara. Pienso también en las veces que he sido "abridora de puertas" para otros, y en las que yo misma he sido quien cerró sin ningún cuidado alguna puerta en el corazón de alguien.
En Sus manos dejo los nombres que se me cruzan ahora en concreto en una u otra situación. Gracias por tu huella, también me devolvió un eco que me hizo bien por estas horas.

Abrazo "abridor de puertas" para todos!!

MARIANO.- dijo...

Ya va a llegar lo mío. Lo estaba haciendo y tuve que dejarlo a la mitad por el laburo. Espero tenerlo, a más tardar, para esta madrugada.

Analía dijo...

allá vamos Mariano...

tEss dijo...

Gracias Analia,

No creo en las casualidades, y son tantos los "abridores" que se cruzan en mi camino... como no dar gracias porque yo, con mi corazón coraza, gracias a estos "abridores" soy cada vez más blandita.

Y feliz encontrarnos en el camino, porque tú también abres puertas, al menos en mi vida.

Un fuerte abrazo, sin distancias, de corazón abierto.

TeSs

Analía dijo...

TESS...GRACIAS! Tampoco creo en las casualidades, sí en la Providencia; y lo cierto es que ha habido tantas este tiempo en forma de "abrepuertas" que también el corazón se ensancha agradecido. Una de mis puertas abriéndose tiene mucho que ver con tu "Francisco". Gracias por ser charla profunda "cruzaocéanos" entre otras cosas. Todavía da vueltas dentro tu último post. De paso recomiendo especialmente: pasen por "BUSCANDO TUS HUELLAS" y lean "desmorirse"...Vale la pena (todo el blog bien lo vale)
Un abrazo amiga! Paz y bien...je.

hna josefina dijo...

No te creas que porque no comento no vengo. A veces no tengo qué agregar.
Puse una entrada porque me invitaron a una encuesta ecologista, y debo invitar a tres que la sigan.Sos una de ellas. Si te animás...
No soy mucho de esas cosas, pero el tema requiere un pequeño aporte.
¡Saludos!

Jurema dijo...

Holita!

Benditos sean los abridores de puertas! cuando se filtra la luz del interior por sus rendijas, y la captan como polilla sedienta de calor humano...

Un abrazo.

mariana dijo...

que alegria esos abridores que nos pone Dios en el camino,que se transforman en bendiciones....

Sejo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Hay pocos abridores de puertas, pero los pocos que conozco, nunca presumieron de ello, ni se esforaron o forzaron por serlo, son, simplemente son. Con sus palabras, sus miradas, sus gestos y quehaceres. Ni prometen ni piden, ni te absorben ni te dejan caer, porque cuando los necesitas, la providencia hace que aparezcan justo en el momento mas importante.
Conozco poc@s, muy poc@s, pero tengo la certeza al menos de una que siempre lo fué, será y seguirá siendo.
Un abrazo: Sejo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...