lunes, 24 de enero de 2011

"Entra en un nuevo país"

Tienes una idea de que apariencia tiene el nuevo país. 
Aun así, estas demasiado cómodo, si bien no verdaderamente en paz, en el viejo país. 
Conoces las maneras del viejo país, sus dichas y dolores, sus momentos alegres y tristes. Has pasado allí la mayor parte de tus días. Aun cuando sepas que no has encontrado allí lo que tu corazón más desea, sigues bastante aferrado a el. Se ha vuelto parte de tus mismos huesos.
Ahora has llegado a darte cuenta de que debes dejarlo para ingresar a un nuevo país, donde habita tu Amado. 
Sabes que lo que te ayudaba y te guiaba en el viejo país ya no funciona pero, ¿ qué otra cosa tienes para guiarte? Se te pide que confíes en que encontraras en el nuevo pais lo que necesitas. Eso requiere la muerte de lo que se ha vuelto tan preciado para ti: la influencia, el éxito, si, incluso el afecto y el orgullo.
Confiar es muy dificil, porque no tienes a que recurrir. Aun asi, la confianza es lo esencial. El nuevo país es adonde se te convoca a ir, y la unica forma en que puedes ir es desnudo y vulnerable.
Parece que estuvieras permanentemente cruzando y volviendo a cruzar la frontera. Por un momento, experimentas una dicha verdadera en el nuevo país. Pero despues te asustas y empiezas a ansiar nuevamente todo lo que dejaste atrás; entonces, vuelves al viejo pais. Para tu consternacion, descubres que el viejo país ha perdido su atractivo. Arriesga unos pasos mas en el nuevo país, confiando en que, cada vez que entres en el, te sentirás más cómodo y podrás quedarte mas.

Henri Nouwen-La voz interior del amor

6 comentarios:

Alicia dijo...

No soy buena migrante, Analía! me cuesta dejar mis seguridades. Si bien me atraen los riesgos, lo nuevo, lo que presiento valioso, me cuesta confiar.
Preciosa la figura del país.
Gracias por traerlo y veré en que puedo mejorar.

MARIANO.- dijo...

Me entraron ganas de comprar este libro del bueno de Henri, me sentí muy identificado con este último texto.
En oración, hay que distinguir cuándo esa vocecita que suena en la cabeza es una advertencia de Dios y cuando es el otro, camuflado en nuestro conformismo y nuestra inseguridad, el que nos "aconseja".

Analía dijo...

Mariano, este libro es genial!
No tiene desperdicio, si no lo conseguís por ahí, avisame y te lo mando.

un abrazo!

Dove dijo...

Cierto, uno debe ser podado para poder resurgir con un aspecto nuevo. Pero cómo duele la poda...
un abrazo

Elena dijo...

Gracias por recordarnos todo esto, confiar es la clave, dejarse en sus brazos!

Un besote!

Vivi dijo...

Que cierto es todo esto!!! Uno en el nuevo pais se siente desnudo y vulnerable y solo la confianza y la fe da fuerzas para seguir!!

Es mucho lo que uno deja atras... mucho! Pero mirar adelante es la clave!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...