domingo, 30 de mayo de 2010

Buscando el tesoro con un mapa mudo...

Carta de viaje.
Estoy en el camino. Es tanto lo que ha ido cambiando desde el comienzo que por momentos ni siquiera me parece que se tratara del mismo viaje. Alguna foto del paisaje, algún recuerdo de lugar o personas, alguna vieja nostalgia, viene a decirme que sí, que es el mismo viaje,  yo no soy la misma ahora.
La mirada ha ido cambiando, acentuando algunas cosas que al principio no eran siquiera advertidas. Hay detalles que antes parecían fundamentales, que ahora son hasta innecesarios. Traigo quizás menos, o distintas inquietudes; quizás mayores cansancios. Me río de mí, de las cosas que me han quitando el sueño y el descanso en otro tiempo, me río a carcajadas de mí misma. Eso voy aprendiendo mientras ando. ¡qué dramáticas me han parecido a veces algunas cosas!
Alguien me dio un regalo al principio de una etapa importante de camino: un mapa que debería abrir cuando llegara el momento. Yo sabría distinguir ese tiempo. Un mapa del tesoro en manos de alguien que busca es casi como tener el tesoro mismo en la mano.
Hoy fue el día. No es broma, pero el mapa para sorpresa mía estaba en blanco.
¿¡Un mapa en blanco va a llevarme a donde debo llegar!?  No es posible, pensé. No es posible. No es posible. No es posible. No es posible.
Un mapa del tesoro, en BLANCO.
Entre confundida, asombrada, divertida, repetí la escena de reírme a carcajadas.
De pronto, parece que entiendo, de pronto otra vez miro atónita un mapa que no va revelarme ninguna respuesta, y otra vez parece que entiendo.
Hay que seguir caminando. Tengo en mano un mapa en blanco y así y todo, con él he ganado la certeza de que hay un lugar ahí fuera esperando por mí a ser descubierto.
Otra vez en movimiento.
"Los mapas mudos son aquellos que no dan ninguna información acerca del lugar que representa el mapa (por lo general suelen estar en blanco). Se suelen usar para el aprendizaje con fin de ubicar los distintos elementos geográficos que se estén aprendiendo o crear un nuevo mapa con diferentes referencias"

Cambiar las referencias. Aprender. Crear un nuevo mapa...
.
.
¿Y si en lugar de preguntarnos "dónde está el tesoro" empezáramos a mirar el corazón y adivinar los deseos profundos que guarda?

¿Y si en lugar de seguir arriesgando respuestas inmediatas, casi urgentes, a preguntas y caminos que todavía se están abriendo inciertos e impredecibles para adelante, nos animaramos a la espera en movimiento de caminante, sabiendo que algo está pasando mientras tanto, aunque no lo notemos?

¿Y si cambiaramos certeza por confianza?

¿Y si entregados al presente, pudieramos descansar de los recuerdos que aplastan y de los planes que alimentan ansiedades y dudas?

¿Y si soltaramos de una vez nuestros proyectos, y abrieramos corazón y mente para percibirnos como parte de un plan mayor al que se nos convoca e invita?

¿Y si se nos arrebataran de un solo movimiento todas las seguridades que hemos ido construyendo, para que experimentemos en forma magistral, que nada de lo que nos parezca "conseguido-ganado-merecido" es "triunfo-ganancia-mérito propio"; y que aún así todo cuanto hemos recorrido, entregado, y vivido en el camino tiene sentido?

"Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón"

Que el corazón nos guíe...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Vuelvo a leer y me encanta y me ayuda, y me llevo las preguntas – certezas rezándolas para que lleguen al corazón, sé que ese este el único camino, aunque a veces me desvío buscando "seguridades". Gracias por compartirlas, por compartir tu don.

hna. josefina dijo...

"¿Y si cambiáramos certeza por confianza?"...
Pareciera la clave ¿no?
Un abrazo y ¡adelante! a seguir caminando que después verás que vos misma -¿o el de arriba llevándote?- hicieron tu mapa.

Vivi dijo...

Analia me he sentido tan identificada con lo que has puesto!!

Y a veces nos da esa impresion de que no estamos en el mismo camino, que todo cambio.... pero ciertamente los que cambiamos fuimos nosotros.

Y respecto a las luchas... a veces nos empecinamos en viajar tan cargados!!! Que en lugar de disfrutar del camino lo padecemos!!

Y ahora desde la distancia me rio tambien de todas las angustias, nervios y ansiedades malgastadas!! Por no confiar, por sentirme sola, por creer que todo dependia de mi, por creer que yo podia tener el control!!

Me encanto lo del mapa en blanco! Es un mapa que forzosamente te obliga a confiar, en Dios, en tu corazon!!! Y en el camino que se va abriendo!!!

Justamente ahora estoy centrada en vivir mi presente, quitandole todas las ansiedades, confiando en que encontrare mi tesoro cuando deba ser, no antes ni despues!!!

Besos desde tierras lejanas! Me encanto este post!

Alicia dijo...

AMÉN.
¡Que así sea, Analía!

Teresa dijo...

Preciosa entrada, Analía. Preciosa. Me dejó una impresión amorosa en el interior y ganas de seguir recorriendo este Camino que no ha hecho más que empezar. Miro atrás y aunque he transitado senderos polvorientos y mis pies están cansados, doy gracias por el Camino recorrido. Con tu permiso, añado una pregunta: ¿Y si nos ofrecemos para ser descanso y consuelo, esperanza y desafío para compañeros de camino?. ¡Caminemos juntos!. Un abrazo.

Efrén dijo...

Cambiar las referencias. Gracias. Es un post realmente bello

Analía dijo...

Sus huellas me dan ánimo y esta vez una alegría linda. Así que les agradezco especialmente por hacerse "visibles", por agregar sus preguntas, sus propias referencias...

Este post, a mí misma me hizo bien escribirlo; lo leo varias veces en estos días y me ayuda a rezar y a dar gracias por cuanto se me regala vivir aún no comprendiendo.
La vida es bien bonita!
Seguimos caminando.
Abrazo a cada uno: anónim@, josefina, Vivi,Alicia, Teresa, Efrén... Que la vida les sonría!

José Fernando, escolapio dijo...

Precioso. Gracias por tus huellas. Ojalá compartamos camino algún día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...