lunes, 16 de noviembre de 2009

Camino. Me vuelvo en este instante conciente del suelo que piso. Se hace inevitable el recuerdo y la proyección. Pasado y futuro cruzando mi ahora. Y entonces, como en un cruce impensable de "tiempos", ciertos recuerdos vienen a despejar paisajes, a disipar sombras, a reencender algunas ilusiones.
Camino. El equipaje ha ido cambiando en el camino. Más liviano, más pesado, más inútil, más valioso... (Como sea, aún siento que es mucho; aún cuando ciertas "cargas" parecen ser tan lindas)
Camino. Las miradas se vuelven nuevas, distintas. Van mutando dentro las perspectivas de las cosas.A dónde miro cuando miro? Lo cercano y lo lejano se funden en un lugar de infinito, que libera. Pierden sentido "huellas" ,"paso a paso", y "horizonte" si no los pienso juntos.
Camino. Como pocas veces antes, me veo tan "yo misma" y lo disfruto. Disfruto de mí. Decido al fin "portarme bien conmigo misma". Me miro como en espejo y me sonrío sin ninguna clase de pudor.Algo dentro mío se abraza, se unifica, se solidariza, se integra, se entrega, se despierta. Quien soy? Hay un silencio que anticipa cosas buenas, lo sé. No tengo miedo.
Camino. En juego contínuo y sin consulta, bienvenidas y despedidas se alternan sin aviso. Sé que en esto experimento resistencias. Las despedidas nunca me gustaron, no me gustan, y no me gustarán. Acepto. Retener no ayuda. Trabajo en eso. Lo que es regalo no nos pertenece, ha de seguir su curso en una dinámica de entrega que intuyo, pero que aún no vivo del todo.
Camino. Atesoro en el alma tantas cosas. Cómo se desprende uno de todo eso, y lo comparte, y se despoja? Intuyo que ser pobre de espíritu tiene algo que ver con esto, yo soy rica en tantas formas que averguenza. Lo que no se da se pierde (viene en claro eco desde dentro) Quizás deba pedir perdón por lo que aferro a puño cerrado, a corazón cerrado -para no perderlo- No quisiera que me pase como al joven del Evangelio que se fue entristecido porque se dio cuenta de cuánto tenía y no podía dejar.
Camino. Conecto otra vez con sueños hondos, que había enmascarado sin darme cuenta. Me animo al ridículo, a pensar fuera de toda posibilidad; a soñar por fuera de mis capacidades y por encima de mi propia realidad. Que los sueños pierden vuelo con tanta facilidad si uno no procura aventarlos con ilusión y esperanza.
Camino...

3 comentarios:

Jinete de Estrellas dijo...

Lo que no se da se pierde (viene en claro eco desde dentro)...
Hoy descubrí tu blog a través de un amigo.
Hoy mi corazón se siente menos cansado. Gracias.

happy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Sergio Sanz dijo...

Analía mis pulmones qudaron repletos de tu aire sincero, puro y fresco.

Ahora, soy todo lo que fui ayer, la suma de todas las experiencias... solo que con matices, por eso hoy me amo y me odio, y es esto precisamente lo que me hace sentir realmente vivo, porque he elegido irremediablemente el camino de sentir y sufrir, reir y llorar, camino llano y empedrado, de colinas prados y valles, de rios y de mares, ahora me siento comodo con estos zapatos... nos vemo en el camino

Un Abrazo y Luz para el Camino

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...