sábado, 31 de julio de 2021

Volviendo.

Escribo como si estuviera sola, como al comienzo cuando no imaginaba el alcance de un blog ni los ecos que tendría. Exactamente así, ahora mismo, sentada frente a un teclado nuevo que me permite escribir como si bailara. La vuelta al blog, casi casi como un volver a mí. 

Abro la puerta y las ventanas. Dejo que la luz lo invada todo. Recorro con los ojos emocionados cómo es ahora esta casita tan querida por mí, ¿Qué queda de la mirada de esperanza que tenía entonces? ¿Cuáles son mis nuevas esperas abiertas?¿Acaso sean las mismas, transformadas? Soy la misma y distinta. Bordeando los cincuenta, me parece ser menos ingenua, ya no voy sobre caballos desbocados. Aprendo que el tiempo es un tesoro, y asumo que la esperanza me ha traído hasta aquí. Tengo pocos pendientes. Y los que tengo no los visualizo a largo plazo. Los sueños me invitan desde un horizonte más cercano; casi como una mamá animando a que el hijito dé los primeros pasos , esperándolo a una distancia corta con los brazos extendidos para que aquel tome coraje y se lance, para que no se acobarde, para que no se sienta en desamparo. Así los sueños nuevos, extendiendo sus brillos, haciéndose desear, pero cuidando que no abandone. De a un paso por vez, como al comienzo.

La sensación de que no hay tiempo que perder. La certeza de que hay una vida en estreno todavía, aunque traiga varios calendarios encima. La comprensión nueva de una finitud que ahora no me es indiferente. El corazón reconciliado conmigo, aceptándome la imperfección, y dejando de presumir lo que no se es. El alma y el rostro sin maquillaje, sin impostar, con la mayor verdad que puedo (que ojalá sea toda)

Mientras tanto, algo en el alma  grita, canta, proclama: QUIERO VIVIR, y no es una obviedad: es una nueva canción.





jueves, 29 de julio de 2021

Descansar..

Despierto hoy cuando el cuerpo quiere; sin alarmas, sin obligaciones, sin nada que hacer. El frío que hace fuera de la cama me acobarda para salir de entre las mantas, extiendo el estado de fiaca un poco más. La mente responde por lo bajo "estás de vacaciones" a la incipiente vocecita que repite que hay que aprovechar el día y que me levante de una vez.  "Aprovechar el día" queda en modo repetición por un rato. Desoigo el entrelíneas, ese que dice que el hacer, lo productivo, el movimiento constante, son sinónimos de aprovechar el día. Desoigo, porque me suena a música la otra línea para ahora mismo: "descansá, tomate tu tiempo, respeta tu ritmo, hacé lo que te plazca, querete, cuidate, mimate. Y escribí."



viernes, 9 de abril de 2021

Prefiero AMAR


Todo se pone patas arriba. Es tiempo de hacer anclaje en lo que desde dentro del corazón mueve nuestras decisiones, nuestras opciones, nuestro modo de andar la vida. 

Dudas de tus propios ideales. Te acusas de haber sido quizás demasiado ingenuo. Te entristece la sensación de haber sido estafado por aquellos en quienes creías. Ese torbellino de sentires oscuros te sacuden la esperanza. Sin embargo estás decidido a mantenerte en dónde el corazón manda. Amar, preferir amar, entre tantas otras cosas que tironean. Preferir amar, como si no hubiera otro modo.

viernes, 10 de julio de 2020

AMISTAD..

En 10 días es el día del amigo. No es un fiesta religiosa, claro está, pero para mí misma, los amigos son en mi vida SIGNO clarísimo del Dios en el que creo. Para preparar el corazón, para homenajear a mis amigos, para agradecer a Dios por este regalo, para celebrarlos en grande.

Color "misericordia” es su mirar.. (Eduardo Meana)

Cuando menos lo merecía, me regaló mi amig@ miradas tan cargadas de misericordia, que no pude más que salir a flote y resucitar de todas mis muertes. 
Hay miradas que nos recomponen el alma, nos vienen a recordar todo lo luminoso que hay en nosotros, y no solo a recordar, ellas mismas se vuelven la luz en nuestros días sin amor propio.
Tan salvador recibir ese amor, tan infinitamente desconcertante que alguien nos mirara con color "misericordia" cuando nuestra propia mirada nos aplastaba hasta los fondos más fangosos y oscuros, que uno se siente indefectiblemente -y para siempre- parte de un milagro.

Tengo amigos así, miradas así en las vivencias que atesoro, signos de la implacable Misericordia de mi Dios.



jueves, 26 de marzo de 2020

PANDEMIA.


Todos, tan aferrados a nuestras historias, a la vida como venía siendo en nuestro propio rango de normalidades.
Un movimiento vertiginoso nos descubre parados en un escenario absolutamente "otro", y ahí quedamos descolocados, intentando entender y actuar los nuevos modos.
La voluntad, la creatividad, el conocimiento, también nuestros valores, prioridades, afectos; moldean rápidamente otra versión de cada uno -y de todos- y nos vemos sumidos en la misión de acomodarnos a ésta presente"normalidad"; cuando no, tratando de ajustar la novedad al contexto que ya nos era conocido.
Pero las reglas son nuevas y paradójicas: queda en evidencia como nunca antes que "todos nos necesitamos", y curiosamente el mejor modo que tenemos de ayudarnos es "mantenernos a distancia", aislarnos, no salir a las calles, quedarnos en casa.
Las redes nos van marcando cierto pulso general de las cosas: día 3...día 4..día 8... Ya no se sabe hasta qué día será positivo llevar la cuenta. A esta altura los días parecen todos iguales. Da igual que sea lunes, jueves o domingo. Toma mucho más fuerza el día a día como unidad de tiempo, y su correspondiente partición: mañana, tarde, noche. Aunque algunos empezamos a sospechar que aquello tampoco sostendrá su sentido por mucho más tiempo, cuando nos descubrimos desayunando a las 12 del día o almorzando a las 4 p.m. por ejemplo.
Extrañamos vernos, incluso si habitualmente no somos visitantes asiduos de nuestros seres más queridos. Ahora se nos arrebata la posibilidad y eso le aporta otros matices al desencuentro, a la distancia, a las ganas de estar juntos.
Cuidarnos no se entiende sin cuidar a los nuestros, porque de esta se sale juntos. El mundo se vuelve, con una connotación sólida e indiscutible, LA casa común, y cada persona viviendo en cualquier punto de esta casa, se siente familia, hermano, humano, propio, parte. Nos duelen todos. Nos alarman todos. Nos preocupan todos. Nos enojan las irresponsabilidades de quien sea. Pero también nos alegran algunas luces que aparecen por algún rincón a partir de esto que estamos viviendo.


Imaginamos que las cosas no serán igual cuando todo pase. Nosotros guardaremos para nosotros mismos y para las generaciones que vienen la memoria de cuando el mundo nos pasó factura por tanto descuido y por tanto desamor, pero también les ofreceremos la lección aprendida -ojalá- de maneras de vivir más respetuosas, menos egoístas, menos soberbias.

jueves, 10 de octubre de 2019

Agradecer-me.

 Con los sueños cumplidos es fácil quedarse con el corazón lleno de "gracias" para compartir con los que fueron cobijando el deseo, acompañando los pasos desde el minuto uno, con los que desde cosas concretas nos ayudaron a materializar nuestros anhelos más hondos.
Hoy llega un reflejo simple y bonito de mi hermano del alma. Entonces me miro con un amor nuevo, me digo en un espejo que refleja para adentro, que me agradezco para siempre el coraje de vivir, de abrir camino con casi nada más que un deseo/sueño precioso, y con una hermana de sueño y de vida, que con una complicidad única se atreve a soñar lo propio y comulgar conmigo para siempre en amistad y en vuelo.
El sueño cumplido tiene todo nuestro impulso de deseo en el punto original, la certeza previa de que no hay sueños imposibles, y la confirmación de que a los sueños hay que "vestirlos con ropa de trabajo" y hacerlos, crearlos, inventarlos. El salto al vacío, el vértigo, el "no poder creer pero sí" de cada segundo en que se ha estado metido por fin en lo soñado.
Gracias conmigo misma, los sueños se vuelven aliados porque quien sabe de donde te viene ese coraje para irlos a buscar. Gracias conmigo misma, no te congela el desaliento, te llena de alas soñar más y mejor. Gracias conmigo misma, te creo la locura con la que vas adelante. Y gracias conmigo misma, tu vida, con todo todo todo, me sigue pareciendo inspiradora.

lunes, 4 de marzo de 2019

Todavía CREO...

...en mirar a los ojos.

No es una línea original, no me pertenece; sin embargo por un rato me la apropio porque me parece de una belleza especial:"todavía creo en mirar a los ojos".
La frase-canción abrió una puerta o varias. Las teclas como pasos ahora, van eligiendo por cual entrar esta mañana en la que amanezco con ganas de escribir.
Creer sigue siendo una maravillosa aventura, un modo de vivir, un modo de vincularse, un modo de estar, de mirar, de intentar, de esperar. Creer es de lo más humano que tenemos los humanos, por eso debe ser que me abre un hueco de tristeza dentro cuando oigo "ya no se puede creer en nada ni en nadie", más especialmente incluso, cuando suele ser mi propia voz la que lo dice.
Con el paso de los años y las experiencias, con todo lo que dentro hay de contradicción pero también de paz, he comprendido -al menos hasta hoy- que CREER es también un estado de amor.
Todavía creo en mirar a los ojos porque no hay modo de camuflar verdades en ellos. 
Creo también en la incondicionalidad de los amigos verdaderos. 
Creo en mi familia y en la amorosidad inmensa en la que nací y crecí. 
Creo en la gente sencilla que agradece-confía-lucha-se aferra al vivir con una fuerza que muchas veces no he tenido. 
Creo en mis hijas y en la capacidad que tienen de hacer de éste un lugar más bonito para vivir. 
Creo en mí. Porque cada vez que me miro -en un espejo o para dentro- veo que incluso con mis límites personales y sin atender a esa cuestión de logros-éxitos-puestos-etc siempre, SIEMPRE, he vivido con intensidad lo que mi ser entero se ha sentido invitado/llamado a vivir.
Creo en el AMOR. Creo en la VIDA como un regalo. Creo en Dios.  
 Todavía podemos ante el mar de desilusiones y desconfianza en el que a veces navegamos, hacer un acto de fe en la humanidad. Quizás eso sea, mirarnos como Dios nos mira. Seguro, a pesar de todo, aún cree en nosotros.


lunes, 31 de diciembre de 2018

feliz 2019 ♥


"Cuando las palabras ya no alcanzan, cuando se desborda el corazón..."


La vida es intensa, siempre. La vida es hermosa incluso cuando en la misma trama vienen maravillas y desencantos,alegrías y penas, confianza y desilusión, amores y distancias. 
La vida es hermosa siempre. Insisto.
Vivirla en tramos (años por ej.) nos permite "repasar", volver a mirar lo vivido, asimilar los aprendizajes, desaferrar lo que ya no es para nosotros, y sobre todo, y principalmente: agradecer.
No voy a detenerme en los sinsabores porque sería no ser justa con este año vivido, que para mí, incluso con los grises y oscuros que hubo, estuvo absolutamente lleno de bendiciones, de amor, y de alegrías compartidas. Mi corazón entero es hoy un GRACIAS inmenso por un año especial y feliz, lo despido y lo celebro:

Hubo nacimiento y casamiento en la familia. 
Fui testigo de una segunda oportunidad, que preparó mi propio corazón para ser protagonista en la historia que iba a abrirse para mí.
Hubo despedidas y reencuentros en esta y en otra orilla. 
Hubo viajes inaugurando vuelos: en familia, con amigas, también sola. El cielo se me hizo familiar de un modo nuevo.
Hubo un SUEÑO cumplido tan exageradamente que todavía me creo que lo estoy soñando. 
Hubo y hay un Amor ♥, tan bonito, tan cuando menos lo esperaba, tan verdad.
Hubo la vuelta de los amigos recordándonos que "eramos tan jóvenes" y que crecimos tan acompañados.
Hubo personas nuevas regalándonos infinita alegría para el camino.
Hubo Italia, recibiendo toda la ilusión que me entraba en el pecho y transformándola en una sucesión increíble de regalos; y de un sentirme amada-cuidada-escuchada-bienvenida- acogida de una manera  hermosa y única.
Hubo sueños nuevos encadenados a lo vivido.
Hubo logros personales y de las personas que amo: recibidas, egreso, premios..
Casi sobre el fin, anuncio de nuevo sobrinito en camino.

Más sería demasiado.
Gracias a Dios por tanto regalo.
A las puertas del tiempo nuevo, me siento lista para seguir andando en amor y en alegría.
Ojalá sepamos hacer de cada día una celebración del vivir.

Feliz 2019 para todos!

viernes, 7 de septiembre de 2018

El lugar del ABRAZO.

Hace unos días atrás, el camino me puso delante de una persona que estaba sufriendo mucho el vivir. Hubiera querido llegar antes. Hubiera deseado conocer con más profundidad la noche por la que esta mujercita atravesaba. Hubiera deseado darme cuenta de lo difícil que le resultaba vivir. 
Si hubiera sabido que ese primer abrazo que me salió darle ese día iba a ser el último; si hubiera presentido lo que pasaba por su corazón y su mente en ese momento, el abrazo hubiera tenido toda la fuerza de mi alma intentando aferrar a esa niña-mujer a este lado de la vida.
No fue. Todos los "hubiera" llegan tarde porque hay decisiones tan definitivas que, entre el dolor y la incomprensión, a los que quedamos de este lado nos dejan descolocados, perdidos, vacíos.
No sé que fue lo que ese día nos encontró. Sé que tuve el valor para el gesto de abrazar y de dar descanso en mi hombro y de sostener un llanto, y de caminar a su lado porque "vi" en ella a mis hijas. Y todos los hijos son nuestros, y todos los ojos deberían estarnos abiertos para cuidar y sostener a NUESTROS hijos, nuestros chicos, nuestros jóvenes.
Hoy el lugar del abrazo fue para su mamá. Estábamos paradas en las mismas baldosas. Otras lágrimas. Otro dolor tan infinito. Pasan tantas cosas por el corazón que difícilmente encuentre palabras. Solo sentí que mientras el abrazo transcurría curiosamente en el mismísimo lugar de hace unos días, hacía el Milagro de reunirlas -a la hija, a la madre- y las reconciliaba en un amor tan infinito que la muerte no podría tener jamas la ultima palabra. 

Que Mili descanse ya en Otro abrazo.
Que no sean pocos nunca nuestros brazos para sostener y cobijar con ternura el dolor de otros. 




domingo, 2 de septiembre de 2018

Ser hospitalario con el AMOR..

Como dos lados de un mismísimo movimiento, amar y ser amado se presentan como las coordenadas obligadas del amor. 
Pensando mejor, se me ocurre que el movimiento personal en el interior de cada uno sería AMAR y DEJARSE AMAR (y es que "ser amado" no tiene origen en uno mismo).
Somos seres con capacidad y potencialidad de amar; es -según creo- parte de nuestra esencia.

Ahora que estoy en medio de un movimiento lindísimo de amor, en medio de un vínculo que llega para ensanchar mi corazón de un modo que no imaginaba posible; ahora que hay un otro que trae envuelto en ternura un caudal precioso de comprensión y enciende con su alegría y su paz -todavía más- mis alegrías; ahora que me reconozco más entera, más armada, más serena, más feliz; me reafirmo en la certeza de que es el amor lo que nos salva y nos hace Vivir todavía más plenamente la propia humanidad, incluso si desde antes nuestra vida venía siendo bonita y bien vivida.

AMOR es EL sentido de toda la existencia. Pienso en el amor a mis hijas, a mis amigos, a mi familia; en el amor a los niños y niñas de los lugares en los que trabajé y trabajo, en el amor a  Dios, en el amor propio. Vivir por fuera de ese "movimiento", descreer del milagro con que nos resucitan de todos los modos de "no-vivir", las miradas AMORosas y las palabras AMAbles; no debería ser  posible.

Contemplar este regalo ahora me pone de pie el corazón entero, y hace que los miedos a abrir de par en par la historia y el presente se vayan volviendo muy pequeños. Miedo y amor no son compatibles cuando el desapropio y la entrega son las huellas en las que se va asentando el sentir y la voluntad de amar de verdad. 

Dejarse amar, creerse solo por existir merecedor de amor, deshacer una a una las corazas, ser vulnerable, estar a la intemperie, permitirse el vértigo y el no saber, recuperar cierta ilusión, soltar toda la pre-historia de una vez, abrirse. Y entonces sí: hacer por dentro un vacío distinto, para dejarse habitar, para ser absolutamente hospitalario con el AMOR.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...